Blog Página 31

28
noviembre
2016

Los cuidados de la ortodoncia

Los cuidados de la ortodoncia

¿Necesita algún tipo de cuidados la ortodoncia? Tanto si eres un adulto o niño, como si llevas ortodoncia fija o removible la respuesta es afirmativa. ¿Por qué?  ¿Cómo debo hacerlo? Te lo explicamos a continuación:

La importancia de cuidar tu boca si llevas ortodoncia

Existen dos razones básicas para extremar los cuidados de la ortodoncia:

  1. Obtener mejores resultados

Este  tratamiento va a mejorar la maloclusión o posición de tus dientes además de corregir el estado de las encías y los huesos maxilares. Por eso, cuanto mejor cuides de tu ortodoncia, más efectivo será.

  1. Evitar otros problemas bucodentales

Si en los aparatos quedan restos de comida, a la larga, generan placa, esa sustancia pegajosa compuesta de bacterias que se adhiere a nuestros dientes. Es esa placa y no la ortodoncia, como erróneamente se cree, la que origina otros problemas bucodentales más graves como inflamación de las encías, halitosis o mal aliento y caries.

Recomendaciones generales para pacientes con ortodoncia

Toma nota de los siguientes consejos generales y consulta a tu ortodoncista en cualquier clínica Sanium para recibir asesoramiento personalizado:

  1. El cepillado

Si tu aparato es fijo debes cepillar tus dientes y el aparato después de cada comida o, como mínimo, tres veces cada día. Recomendamos utilizar un cepillo de cerdas suaves para llevarlo a cabo con delicadeza.

Por otro lado, si tu ortodoncia es removible como las de Invisalign® lleva cuidado al quitártelo y lávalo con otro cepillo distinto. Guárdalo siempre en una caja o un estuche para conservarlo en perfectas condiciones.

  1. Sé minucioso en la limpieza

Tómate tu tiempo para cepillar todas las superficies, especialmente en la zona donde la encía y el diente se unen. Para evitar que aparezcan manchas originadas por una limpieza deficiente es preferible usar una pasta de dientes con flúor.

  1. El hilo dental

Tras el cepillado utiliza a diario hilo dental como complemento de la limpieza. Hazlo con suavidad y lentamente para no dañar la ortodoncia.

  1. El enjuague bucal

Enjuagarnos la boca pone punto y final a este «ritual de limpieza». Gracias a él se elimina la placa o los restos de comida que se han quedado resguardados entre los dientes y la ortodoncia.

  1. La comida y la bebida

Los alimentos pegajosos como chicles o caramelos y los crujientes como las palomitas de maíz deberían desaparecer de tu dieta. Si no, aumentas el riesgo de que la ortodoncia se desprenda, se deforme o se rompa. Con los productos que sean duros como  las manzanas o el pan tostado, por ejemplo, debes comértelos en trozos pequeños para que no se estropee el aparato al morder. Eso sí, si usas una ortodoncia extraíble, no olvides quitártelo antes de comer.

Respecto a las bebidas es preferible que no tomes demasiados refrescos para mantener tus dientes sanos y fuertes durante todo el tratamiento. Además, no recomendamos las bebidas como el café por su efecto colorante.

  1. Atención con lo que muerdes

Olvídate de la costumbre de morder tus uñas,  las capuchas de los bolígrafos, lápices o los cubitos, por ejemplo, porque dañan la ortodoncia.

  1. Seguimiento y revisión periódica

Aplicando estos cuidados de la ortodoncia en casa junto a revisiones periódicas y un seguimiento personalizado en nuestras clínicas de Hellín, Villarrobledo y Albacete una sonrisa sana y bonita está asegurada.

Para conocer las recomendaciones más adecuadas sobre cuidados de la ortodoncia en tu caso sólo tienes pedirnos cita.

18
noviembre
2016

Consecuencias del bruxismo

Consecuencias del bruxismo

El bruxismo, que abarca desde rechinar hasta apretar los dientes de manera involuntaria o inconsciente, se trata de una patología que sufre el 70% de la población española. Las consecuencias del bruxismo no son en absoluto positivas, pero la buena noticia es que en Sanium existen tratamientos para solucionarlo.

¿A quién afecta el bruxismo?

Se trata de un problema que padecen tanto adultos como niños.

¿Por qué rechino  o aprieto los dientes?

Aunque no se conocen todas las causas del bruxismo las más claras son:

  • Vivir situaciones que generen estrés o ansiedad es el principal origen. Cuando desaparecen estos episodios los síntomas suelen remitir. Sin embargo, si se vuelven permanentes es el momento de llamarnos.
  • Apnea del sueño, es decir, la respiración se detiene o se vuelve superficial mientras se duerme.
  • Maloclusión o una alineación inadecuada de los dientes.

¿Cuáles son las consecuencias del bruxismo?

Los efectos negativos de apretar o rechinar los dientes van más allá del evidente desgaste, como son:

  • Insomnio. El bruxismo suele ocurrir durante la noche, mientras se duerme. No obstante, también existe el bruxismo diurno que tiene lugar durante el día.
  • Desgaste del menisco de la ATM o articulación temporomandibular.
  • Ruido. Si duermes acompañado de alguien probablemente te comentará que, aún sin darte cuenta, emites unos “sonidos extraños”.
  • Fracturas. El intenso desgaste llega incluso al nervio de las piezas dentales y se fracturan implantes, las propias piezas, etc.
  • Hipersensibilidad. Viene provocada por la pérdida de esmalte y la exposición consecuente de la dentina.
  • El cansancio y la fatiga dominan tu día. Te levantas agotado porque no disfrutar de un sueño reparador.
  • La calidad del descanso empeora, no sólo para ti, si no para los que están a tu alrededor.
  • Sientes dolor en la mandíbula cuando masticas y chasquidos.
  • Se produce tensión y molestias musculares, en la cara, el cuello o la espalda.
  • El dolor de cabeza se convierte en parte de tu rutina.

¿Tiene solución el bruxismo?

Si rechinas o aprietas los dientes existen tratamientos que reducen o eliminan el bruxismo. Practicar yoga o técnicas de relajación puede ayudar, pero la solución más efectiva es la férula de descarga. A veces también es necesario que la ortodoncia o las prótesis tomen protagonismo. Depende. Por eso están importante que estudiemos tu caso con ayuda de la tecnología más puntera y un equipo de profesionales expertos. Deja de soñar y hazlo realidad.

Queremos que mejore tu calidad de vida ahora. Y eso empieza por dormir igual que sueñas. Llámanos.

23
agosto
2016

Cómo superar el miedo al dentista

Cómo superar el miedo al dentista

Nerviosismo, inquietud, ansiedad e incluso pánico al dentista (lo que se conoce como «odontofobia») es lo que algunos pacientes experimentan con sólo pensar en acudir a la consulta dental. Conocemos 5 trucos que hoy compartimos contigo para superar el miedo al dentista:

  1. Niños

La primera experiencia en la consulta odontológica puede marcarnos para toda la vida. De ahí la importancia de que ese primer contacto de los niños sea tan cuidado y especial como en Sanium.

También es necesario que tú, como padre o madre, le hables a tu hijo sobre el dentista de una manera positiva. Así, la actitud del pequeño será colaborativa. Además, es fundamental que no le transmitas al pequeño temores o miedos para que esté tranquilo.

  1. Analiza tu experiencia

Recuerda tus visitas al dentista, ¿de verdad ha sido una experiencia tan negativa? Seguro que no. Y si lo ha sido, es porque no has estado en una clínica Sanium. En ellas prima la experiencia desde hace más de 15 años en el sector, que el ambiente es relajante y sin ruidos ni olores desagradables, que las técnicas han evolucionado y, gracias a la tecnología más avanzada, los diagnósticos y tratamientos son más precisos e indoloros que nunca.

  1. Miedo a lo desconocido

¿En qué consiste el tratamiento?, ¿existen otras alternativas?, ¿me dolerá? En Sanium te informamos ampliamente antes de poner en marcha cualquier tratamiento, explicando los procedimientos, tiempos de recuperación, etc. Esta es una de las razones por las que no sentirás ese «miedo a lo desconocido». No te pongas nervioso y realiza con total confianza las preguntas que creas oportunas para disipar tus dudas y temores. Nuestro equipo de profesionales te escuchará con atención y te tranquilizará.

  1. Temor al diagnóstico

Cuesta lo mismo pensar en positivo que en negativo, ¿verdad? Así que no te preocupes antes de que el odontólogo realice un diagnóstico definitivo de tu caso y evita una inquietud y ansiedad innecesaria. Ten en cuenta que, si existe un problema, ignorarlo no conseguirá que desaparezca. Así que, ¿por qué no tratarlo cuanto antes?

  1. Prevenir antes que curar, pero en compañía

Sabemos que el miedo al dentista retrasa o evita las visitas a la consulta. No obstante, debes ser consciente de que las revisiones periódicas para detectar posibles anomalías pueden ahorrarte problemas más graves en tu salud bucodental. Si es necesario, ven acompañado por algún familiar o amigo que te sirva como apoyo.

En Sanium la primera consulta es gratis así que, ¿por qué no aprovechas para superar el miedo al dentista?