Blog

Cuando practicamos deporte pensamos que la salud de nuestros músculos y huesos es lo que más debemos cuidar. Pero ¿Nunca te has parado a pensar en que la salud de tu boca también es vital para tu rendimiento deportivo? Te explicamos por qué.

Ya seas aficionado al deporte y lo practiques de vez en cuando o seas deportista de elite, debes saber que un mal cuidado de tu boca puede afectar a tu rendimiento. Existen una serie de problemas bucales que derivan en molestias no muy recomendables para hacer deporte.

Por ejemplo, las caries. Estas pueden ocasionar dolor, malestar, infecciones o sensibilidad. Y a su vez puede derivar en insomnio y problemas de alimentación que, lógicamente, repercuten negativamente en el rendimiento de los deportistas. Otras patologías que tienen las mismas repercusiones son la gingivitis y la periodontitis. También el bruxismo, el habito de apretar los dientes, puede ocasionar dolores en la zona del cuello y la espalda. Ciertos problemas bucales están relacionados con inflamaciones que pueden afectar al resto del cuerpo.

Hay deportes en los que salud bucal está más en riesgo que otros. Aquellos en los que exista mucho contacto físico, como pueden ser el rugby o el baloncesto, en los cuales el riesgo de traumatismos o reconstrucciones aumenta considerablemente. Aunque este tipo de deportes son más peligrosos no hay que descuidar la salud de nuestra boca en ninguna actividad física.

¿Cómo prevenirnos?

Evitar los golpes en nuestra dentadura cuando hacemos deporte no siempre está en nuestras manos. Pero si podemos protegerla con un protector bucal adecuado.

Para evitar la aparición de caries, gingivitis, periodontitis o relacionadas la prevención es la mejor arma. Acudir a revisiones periódicas o mantener una higiene bucal correcta son imprescindibles para que nuestra boca no se convierta en un problema a la hora de hacer deporte.

Si te gusta el deporte ya lo sabes, cuida tu boca.