Blog

Hoy es el Día Mundial de la Infancia y por ello en Clínicas Sanium os damos unos consejos sobre cómo incorporar en la vida de los más pequeños las rutinas bucodentales. Es fundamental que los niños pierdan el miedo al dentista, porque una primera visita insatisfactoria marcará su relación con el odontólogo para el resto de su vida. Nuestro objetivo es conseguir que los niños crezcan con una sonrisa sana y bonita sin ningún tipo de miedo ni complejo 

 
La clave para concienciar a los más pequeños de las rutinas del cuidado de la salud bucodental es la perseverancia y, además, su introducción de una manera amena y atractiva. Para facilitar dicha labor a los padres en nuestras clínicas dentales de Albacete, Villarrobledo y Hellín, tenemos un espacio dedicado a los más pequeños donde pueden jugar coloreando todo tipo de dibujos y compartir sus experiencias con otros niños. Además, contamos con profesionales expertos en odontopediatría que saben cómo tratar a los pequeños de la casa.  

 

¿Cómo incorporar las rutinas bucodentales diarias en la vida de los niños 

Desde Clínicas Sanium os damos una serie de pautas para conseguir que los más pequeños incorporen las rutinas de higiene bucodental en su día a día de una manera atractiva para ellos:  

 

  • Realizar la higiene en un momento en el que el niño esté relajado y de buen humor. No es aconsejable esperar al momento previo de ir a la cama que es cuando está más cansado y disperso.   

 

  • Convertirlo en un juego. Podemos preseleccionar los cepillos adecuados para los niños y dejarles elegir cuál quieren usar. Además es recomendable usar cepillos con sus colores o personajes de ficción preferidos, así el niño lo verá como una actividad divertida.  

 

  • Proponer un incentivo para realizar después del cepillado. No como chantaje ni recompensa, sino como una actividad divertida.  

 

  • Mostrar el lado positivo del cepillado. Explicarle al niño que es necesario cuidar los dientes al igual que otras partes del cuerpo. No es aconsejable imponer castigos y utilizar argumentos negativos. 

 

  • Guardar un juguete para la hora del cepillado. Podemos usar un muñeco que al niño le guste y dejarle usarlo sólo mientras se cepilla los dientes.  

 Día Mundial de la Infancia Clínicas Sanium Albacete

Así conseguiremos que nuestros pequeños vean el momento del cepillado como una actividad divertida y que esta buena actitud marque su predisposición para todo lo relacionado con el dentista. De esta manera, si en un futuro necesita algún tratamiento dental, lo abordarán de una manera natural y divertida.  

¡En Clínicas Sanium velamos por hacerte sonreír a ti y a los tuyos! Sobretodo hoy, en el Día Mundial de la Infancia.