Blog

Nerviosismo, inquietud, ansiedad e incluso pánico al dentista (lo que se conoce como “odontofobia”) es lo que algunos pacientes experimentan con sólo pensar en acudir a la consulta dental. Conocemos 5 trucos que hoy compartimos contigo para superar el miedo al dentista:

  1. Niños

La primera experiencia en la consulta odontológica puede marcarnos para toda la vida. De ahí la importancia de que ese primer contacto de los niños sea tan cuidado y especial como en Sanium.

También es necesario que tú, como padre o madre, le hables a tu hijo sobre el dentista de una manera positiva. Así, la actitud del pequeño será colaborativa. Además, es fundamental que no le transmitas al pequeño temores o miedos para que esté tranquilo.

  1. Analiza tu experiencia

Recuerda tus visitas al dentista, ¿de verdad ha sido una experiencia tan negativa? Seguro que no. Y si lo ha sido, es porque no has estado en una clínica Sanium. En ellas prima la experiencia desde hace más de 15 años en el sector, que el ambiente es relajante y sin ruidos ni olores desagradables, que las técnicas han evolucionado y, gracias a la tecnología más avanzada, los diagnósticos y tratamientos son más precisos e indoloros que nunca.

  1. Miedo a lo desconocido

¿En qué consiste el tratamiento?, ¿existen otras alternativas?, ¿me dolerá? En Sanium te informamos ampliamente antes de poner en marcha cualquier tratamiento, explicando los procedimientos, tiempos de recuperación, etc. Esta es una de las razones por las que no sentirás ese “miedo a lo desconocido”. No te pongas nervioso y realiza con total confianza las preguntas que creas oportunas para disipar tus dudas y temores. Nuestro equipo de profesionales te escuchará con atención y te tranquilizará.

  1. Temor al diagnóstico

Cuesta lo mismo pensar en positivo que en negativo, ¿verdad? Así que no te preocupes antes de que el odontólogo realice un diagnóstico definitivo de tu caso y evita una inquietud y ansiedad innecesaria. Ten en cuenta que, si existe un problema, ignorarlo no conseguirá que desaparezca. Así que, ¿por qué no tratarlo cuanto antes?

  1. Prevenir antes que curar, pero en compañía

Sabemos que el miedo al dentista retrasa o evita las visitas a la consulta. No obstante, debes ser consciente de que las revisiones periódicas para detectar posibles anomalías pueden ahorrarte problemas más graves en tu salud bucodental. Si es necesario, ven acompañado por algún familiar o amigo que te sirva como apoyo.

En Sanium la primera consulta es gratis así que, ¿por qué no aprovechas para superar el miedo al dentista?