Blog

Las revisiones preventivas te harán ahorrar dinero.

Uno de los hábitos que deberíamos inculcar a nuestros peques es la salud oral.

Haciéndolo de manera preventiva, ayudará a reducir las posibilidades de sufrir alguna patología en edad adulta, o por lo menos reducir el margen de riesgo de manera considerable.

Esto facilitará que cuando sean más adultos sigan haciéndose revisiones rutinarias, indicativo de que todo anda como debe y que el trabajo previo por parte del paciente está hecho.

¿Por qué es tan importante la prevención?

Cuidar nuestra boca y tenerla sana es un factor que nos ayudará a no agravar enfermedades de carácter general, como por ejemplo la diabetes, patologías cardíacas ect.

Todo esto repercute también de manera positiva en nuestra hucha.

Tenemos gran parte de la solución en nuestra mano para ser un poco más conscientes día a día y hacernos responsables de nuestros hábitos.

Aplicaciones como tener una buena salud oral cepillándonos los dientes 3 veces al día, usar colutorio, tener unos hábitos alimenticios correctos, evitar excesos como el azúcar, alcohol o tabaco, son pequeñas acciones que repercuten en nosotros mismos de manera 100% positiva.

Acompañando todo lo nombrado anteriormente junto con nuestras revisiones rutinarias al dentista, es una ecuación perfecta.