Blog

¿Necesita algún tipo de cuidados la ortodoncia? Tanto si eres un adulto o niño, como si llevas ortodoncia fija o removible la respuesta es afirmativa. ¿Por qué?  ¿Cómo debo hacerlo? Te lo explicamos a continuación:

La importancia de cuidar tu boca si llevas ortodoncia

Existen dos razones básicas para extremar los cuidados de la ortodoncia:

  1. Obtener mejores resultados

Este  tratamiento va a mejorar la maloclusión o posición de tus dientes además de corregir el estado de las encías y los huesos maxilares. Por eso, cuanto mejor cuides de tu ortodoncia, más efectivo será.

  1. Evitar otros problemas bucodentales

Si en los aparatos quedan restos de comida, a la larga, generan placa, esa sustancia pegajosa compuesta de bacterias que se adhiere a nuestros dientes. Es esa placa y no la ortodoncia, como erróneamente se cree, la que origina otros problemas bucodentales más graves como inflamación de las encías, halitosis o mal aliento y caries.

Recomendaciones generales para pacientes con ortodoncia

Toma nota de los siguientes consejos generales y consulta a tu ortodoncista en cualquier clínica Sanium para recibir asesoramiento personalizado:

  1. El cepillado

Si tu aparato es fijo debes cepillar tus dientes y el aparato después de cada comida o, como mínimo, tres veces cada día. Recomendamos utilizar un cepillo de cerdas suaves para llevarlo a cabo con delicadeza.

Por otro lado, si tu ortodoncia es removible como las de Invisalign® lleva cuidado al quitártelo y lávalo con otro cepillo distinto. Guárdalo siempre en una caja o un estuche para conservarlo en perfectas condiciones.

  1. Sé minucioso en la limpieza

Tómate tu tiempo para cepillar todas las superficies, especialmente en la zona donde la encía y el diente se unen. Para evitar que aparezcan manchas originadas por una limpieza deficiente es preferible usar una pasta de dientes con flúor.

  1. El hilo dental

Tras el cepillado utiliza a diario hilo dental como complemento de la limpieza. Hazlo con suavidad y lentamente para no dañar la ortodoncia.

  1. El enjuague bucal

Enjuagarnos la boca pone punto y final a este “ritual de limpieza”. Gracias a él se elimina la placa o los restos de comida que se han quedado resguardados entre los dientes y la ortodoncia.

  1. La comida y la bebida

Los alimentos pegajosos como chicles o caramelos y los crujientes como las palomitas de maíz deberían desaparecer de tu dieta. Si no, aumentas el riesgo de que la ortodoncia se desprenda, se deforme o se rompa. Con los productos que sean duros como  las manzanas o el pan tostado, por ejemplo, debes comértelos en trozos pequeños para que no se estropee el aparato al morder. Eso sí, si usas una ortodoncia extraíble, no olvides quitártelo antes de comer.

Respecto a las bebidas es preferible que no tomes demasiados refrescos para mantener tus dientes sanos y fuertes durante todo el tratamiento. Además, no recomendamos las bebidas como el café por su efecto colorante.

  1. Atención con lo que muerdes

Olvídate de la costumbre de morder tus uñas,  las capuchas de los bolígrafos, lápices o los cubitos, por ejemplo, porque dañan la ortodoncia.

  1. Seguimiento y revisión periódica

Aplicando estos cuidados de la ortodoncia en casa junto a revisiones periódicas y un seguimiento personalizado en nuestras clínicas de Hellín, Villarrobledo y Albacete una sonrisa sana y bonita está asegurada.

Para conocer las recomendaciones más adecuadas sobre cuidados de la ortodoncia en tu caso sólo tienes pedirnos cita.