Blog

 Somos lo que comemos”. Esta frase cobra especial sentido con el tema que vamos a tratar hoy. Y es que a todos nos gusta lucir una sonrisa blanca, pero esto no solo depende de nuestra higiene bucal.

Los alimentos que ingerimos habitualmente tienen especial incidencia en el color de nuestros dientes. ¿Quieres saber qué alimentos son especialmente perjudícales? Te lo contamos:

Por su carácter líquido, las bebidas llegan a todos los poros del esmalte. En proporción, ingerimos más bebida que alimentos sólidos, por lo que su incidencia es mayor. No todos los líquidos son iguales ya que existen unos más perjudícales que otros para el color de nuestros dientes.

Este es un listado con las principales bebidas que pueden afectar al color de nuestro esmalte:

  • Café: Una de las bebidas más consumidas diariamente por la población y una de las más perjudiciales para el color de nuestros dientes por su alta concentración de cromógenos.
  • Vino: Su acidez, así como la presencia de taninos y cromógenos afecta a nuestra sonrisa. Especialmente perjudicial es el tinto.
  • Refrescos y bebidas azucaradas: Dentro de esta categoría entran todo tipo de refrescos, bebidas gaseosas y energéticas. Generalmente estas bebidas tienen un contenido muy elevado de azúcares que además de decolorar nuestros dientes, favorecen la aparición de caries.
  • : Al igual que el vino, el Té es una bebida con un alto contenido de taninos. El té negro y el té rojo son los más dañinos y amarillean nuestros dientes.

Las bebidas no son las únicas que atacan al color de nuestros dientes. Existen alimentos sólidos que actúan de igual manera:

  • Salsas fuertes: Las salsas de coloración fuerte paradójicamente contienen agentes decolorantes. Estas son salsas como la de soja o el vinagre de Módena son capaces de decolorar el esmalte.
  • Caramelos: No hay que ser experto para saber porque los caramelos afectan a nuestros dientes. Su alto nivel de azúcar afecta a la coloración de nuestros dientes y favorecen la aparición de caries.
  • Frutas y verduras de color intenso: arándanos, moras, cerezas y verduras como la remolacha tienen un pigmento muy fuerte que es capaz de machar nuestros dientes. La acidez de los cítricos también es perjudicial.

Y aunque no es un alimento no podemos obviar al tabaco. Para los fumadores, el tabaco está en contacto con nuestra cavidad bucal más a menudo que los alimentos o bebidas. La nicotina es el principal enemigo del blanco además de que produce fuertes daños al esmalte dental.

¿Cómo combatirlos?

No se trata de eliminar estos alimentos de nuestra dieta sino de regular su consumo. Un buen cepillado y una buena limpieza después de ingerirlos nos ayudan a eliminar la presencia de estos alimentos y minimizar los daños. Por la otra cara de la moneda también existen alimentos que nos ayudan a blanquear nuestros dientes. Frutas y verduras con una textura fuerte como la manzana o las espinacas y los productos lácteos son la mejor opción para lucir una sonrisa deslumbrante.

Consulta a tu dentista todas las dudas que puedan surgirte. En clínicas Sanium tu sonrisa es nuestra prioridad.