Blog

Todos hemos tenido algo de miedo cuando nos enfrentamos a una cirugía en el dentista. Pero por suerte cada día existen más métodos para convertir esa mala experiencia en un mero trámite del que salimos sin miedo alguno. La sedación consciente es uno de ellos. Te contamos en que consiste.

¿Qué es la sedación consciente?

La sedación consciente es un tipo de anestesia en la que el paciente está en estado de consciencia, sin dormirse, pero totalmente relajado y tranquilo ya que no sentirá ningún dolor ni sensación incomoda durante la intervención.

Ventajas de la sedación consciente frente a la normal

No es lo mismo una anestesia total que la sedación. La sedación consciente tiene grandes ventajas tanto para el personal que nos atiende como para el paciente.

Durante el proceso el paciente no siente en ningún momento dolor o incomodidad, pero sí que tiene plena capacidad para mover músculos o hablar. Al poder comunicarse facilita mucho la cooperación y la labor de los profesionales que le atienden. Por ejemplo, si el paciente tiene que abrir más la boca. En definitiva, colabora en la cirugía, pero sin sentir nervios, miedo o dolor alguno.

Añadido a esto, el posoperatorio de los pacientes que se someten a este tipo de sedación es mucho más sencillo y llevadero. Los problemas derivados de la sedación normal se minimizan al máximo con la sedación consciente.

¿A qué tipo de paciente va dirigida la sedación consciente?

La sedación consciente va dirigida a todo tipo de pacientes, pero en especial a aquellos más nerviosos o miedosos cuando se enfrentan a una cirugía. También para aquellos pacientes que requieran de cirugías rápidas, como las puramente estéticas, la sedación consciente también es recomendable ya que agiliza mucho los procesos quirúrgicos.

Todos los pacientes de clínicas Sanium a los que se le ha aplicado este tipo de sedación han acabado la experiencia sin trauma alguno y sin recuerdos negativos de la cirugía.

¿Como se lleva a cabo la sedación consciente?

El proceso de sedación empieza por una analítica previa del paciente para prevenir todo tipo de riesgos y conocer el estado de salud del mismo. Con esa información el anestesista ya puede aplicar la anestesia local para la zona local por vía intravenosa. La sedación es otra parte del proceso que deja al paciente en un estado de relajación total.

Como veis la sedación consciente es totalmente confiable y la mejor opción para perder el miedo. En clínicas Sanium te ayudamos a que tu visita al dentista pase de ser una cita con el miedo a una experiencia tranquila y positiva.