Blog

El pasado día 1 de agosto dio comienzo la Semana de la Lactancia Materna, que dura hasta el 7 de agosto. Durante el período de lactancia, es normal que a las madres les asalten numerosísimas dudas sobre qué es lo mejor tanto para ellas como para sus bebés, incluidas también cuestiones relativas a salud bucodental. Por eso, con motivo de estas fechas, desde Clínicas Sanium queremos ayudaros a resolverlas. Porque, ¿qué hay más bonito que ver a una madre y a su pequeño o pequeña sonreír?

SALUD BUCODENTAL DEL BEBÉ

¿Es buena la lactancia para la salud bucodental de mi bebé? Varias entidades, entre las que se encuentran la Organización Mundial de la Salud, la Unión Europea y el Comité de Lactancia Materna de la Asociación Española de Pediatría recomiendan que la lactancia materna sea exclusiva durante los primeros seis meses de vida del bebé, y desde entonces se complemente con otros alimentos hasta los dos años o más.

Hay quienes asocian la prolongación de la lactancia con el desarrollo de caries. Sin embargo, los estudios que contribuyen a difundir esta idea suelen tener deficiencias metodológicas, según afirman desde el Comité de Lactancia Materna de la Asociación Española de Pediatría. Esta entidad defiende que no existe evidencia científica que relacione estos dos factores, ni de que el destete temprano del bebé contribuya a la disminución del riesgo de caries.

Y, al contrario, ¿cómo puede afectar la ausencia de lactancia materna a la salud bucodental de mi bebé? Por un lado, puede perjudicar el correcto desarrollo de la musculatura de la boca, alterando la función succión-deglución-respiración. Puede, asimismo, aumentar el riesgo de disfunción masticatoria, respiración oral, deglución atípica o incluso dificultades relativas a la fonoarticulación del lenguaje.  Al succionar el pecho, su mandíbula del bebé mejora en la oclusión de los dientes, contribuye a desarrollar adecuadamente la musculatura de la boca o incluso la posición de la lengua. Y, además, cuanto más tiempo se amamanta a un niño, menos tiende a utilizar chupetes o chuparse el dedo.

Por otro lado, para cuidar la salud bucodental de tu bebé, limpia sus encías con gasas o dedales de silicona tras las tomas, incluidas las nocturnas. Cuando el primer diente aparezca, utiliza el cepillo dental más apropiado según sus necesidades y edad.

 

SALUD BUCODENTAL DE LA MADRE

Es frecuente que, debido a los desajustes y desequilibrios hormonales que se experimentan durante el embarazo, las futuras madres puedan padecer algunos problemas bucodentales como gingivitis, granuloma del embarazo, erosiones del esmalte dental por los vómitos o incluso caries. Por eso, es esencial que durante el embarazo la madre visite su clínica dental de confianza. Pero no acaba ahí: una vez nacido el bebé y durante el período de lactancia, la madre debe procurar ingerir suficiente calcio -por medio, por ejemplo, del consumo diario de yogures o leche- para no comprometer su tejido óseo y, en consecuencia, que su cuerpo pueda soportar la producción de leche. Además, debe tratar de mantener una correcta higiene bucodental, lavando los dientes tres veces al día y ayudándose de la seda dental y, en caso de detectar cualquier irregularidad, visitar siempre a un especialista.