Blog

Incompleta. Así es tu higiene bucodental si no usas seda o hilo dental. ¿Por qué? Porque existen espacios interdentales y cerca de las encías que necesitan limpiarse de manera más exhaustiva. Por eso, para la mayoría de nuestros pacientes, el ritual de limpieza e higiene bucal no está completo sin él. Pero, ¿cuál debería usar? Te ayudamos en tu elección mostrándote los tipos de hilo dental más comunes:

Hilo o seda dental es el nombre genérico con el que se suelen designar todos. Se trata del más habitual en pacientes con espacios entre dientes normales. Su aspecto es redondeado y fino y, según el material del que esté fabricado, distinguimos:

  • El hilo dental monofilamento o politetrafluoroetileno (PTFE), conocido popularmente como Teflón. Como su nombre indica, está fabricado con un solo filamento. Resulta fácil de utilizar para los principiantes porque es suave y resistente. También es una opción idónea si tienes encías sensibles.
  • El hilo dental de nylon o multifilamento. Es el más tradicional. Está formado por hebras de nylon y, por eso, en ocasiones se deshilacha, sobre todo si los espacios entre dientes son escasos. Si ya tienes algo de práctica te resultará muy sencillo usarlo.

Si nos fijamos en otros aspectos encontramos:

  • Encerados o no. Elegir un hilo dental con o sin cera no es relevante ya que depende más de la preferencia del paciente. Es decir, la eficacia no aumenta ni disminuye, aunque es cierto que encerados se deslizan mejor y son más fáciles de utilizar si la separación entre dientes es escasa.
  • Con o sin sabor. Algunos incluyen sabores que refrescan tu boca como la menta y flúor para reforzar el esmalte.

Si prestamos atención al tamaño, descubrimos que la opción más ancha sería:

La cinta dental. Si los espacios interdentales son grandes, éste sería el modelo más adecuado. La cinta está compuesta por fibras planas y finas. Su superficie es más ancha que el hilo dental, aunque se desliza fácilmente gracias a la cera. Además, algunos modelos pueden incluir sabores como menta y flúor para fortalecer el esmalte como hemos visto.

También existen otros tipos de hilo dental y aparatos auxiliares más específicos para pacientes en tratamiento como son:

Super-floss. Está dirigido a pacientes con ortodoncia, implantes, puentes, prótesis y coronas. Está formado por tres partes: una fija para realizar una limpieza rigurosa entre los brackets, otra esponjosa que elimina la placa, y otra zona final sin cera de seda para el resto de la boca.

Los enhebradores. No son un tipo de seda como tal, pero los incluimos porque están diseñados para enhebrar el hilo debajo de los brackets, prótesis, los puentes fijos y en torno a los implantes dentales. También si existe dificultad para usar la seda o la cinta dental facilita la tarea.

Aplicador de hilo dental. ¿Te resulta complicado utilizar la seda? Con este dispositivo automatizado todo será más sencillo ya que te ayuda a controlarla y acceder fácilmente a todos los espacios.

Todos los tipos de hilo dental son eficaces para eliminar la placa, los restos de comida y complementar la limpieza junto al cepillo de dientes y el enjuague bucal, nunca sustituir. Tan sólo necesitas 2-3 minutos al día para evitar enfermedades periodontales, caries o gingivitis.

Consúltanos para descubrir qué tipo de hilo dental es más conveniente para ti y, si tienes dudas, pídenos cita, ¡la primera consulta es gratis!